enero 20, 2017

Con lima, con fresas o con pepino, el Gin tonic comenzó a ser la bebida de moda hace unos pocos años. Por detrás de Filipinas y Estados Unidos, España es el tercer país del mundo donde más gin tonics se consumen. Pero para entender esta tendencia, es necesario hacer un breve recorrido por la historia de esta bebida.

Origen medicinal de la ginebra

Hay teorías que señalan el origen de la ginebra en el siglo XII, de mano de unos monjes italianos, como antídoto para la peste bubónica que desoló Europa devastando ciudades enteras.

Estos monjes utilizaban las bayas de enebro, que es el principal botánico utilizado en la elaboración de la ginebra, por sus cualidades diuréticas y para fortalecer la circulación.

Sin embargo, la primera prueba documentada acerca de la ginebra tal y como la conocemos hoy, hace referencia a Franciscus Sylvius (1614-1672), un médico científico alemán afincado en Holanda.

Fue allí donde desarrolló la bebida a partir del aceite de las bayas de enebro y la vendió en farmacias como tratamiento para diversas dolencias. El producto, llamado ‘jenever’ se administraba como diurético y se le atribuían propiedades contra el lumbago y dolores estomacales, entre otros males.

La ginebra se vendía como producto medicinal para el tratamiento de diversas dolencias.

Adopción de la ginebra por los ingleses

La ginebra medicinal holandesa llegó a los campos de batalla de la Guerra de los 30 Años, donde los ingleses se dieron cuenta de que esta bebida proporcionaba a los holandeses más energía para luchar, por lo que la llamaban ‘coraje holandés’.

Entonces, los ingleses se llevaron la receta a su país, donde su popularidad creció rápidamente destronando al tan querido brandy francés. Este dejó de consumirse entonces, cuando el Rey de Inglaterra Guillermo de Orange prohibió la importación de grandes cantidades de bebida extranjera, especialmente si provenía de países católicos como Francia. De este modo, la ginebra cobró popularidad siendo producida a muy bajo costo.

La denominación gin es una forma abreviada de la antigua palabra inglesa ‘genever’, relacionada con la palabra francesa ‘genièvre‘ y la palabra holandesa ‘jenever‘. Todos en última instancia derivan de ‘juniperus’, que en latín significa enebro.

La llegada del Gin Craze

El consumo de ginebra explotó en Inglaterra en la primera mitad del siglo XVIII. Londres se convirtió no sólo en la capital de un imperio en crecimiento, sino también en el consumo de ginebra. Los ingleses llegaban a consumir 11 millones de galones de la bebida anualmente, lo que equivale a más de 40 millones de litros al año

El Gin Craze, ‘la locura de la ginebra’ traducido al castellano, fue un periodo durante la primera mitad del siglo XVIII, cuando el consumo de ginebra aumentó de forma desorbitada, y que algunos autores lo describen como una epidemia de extrema embriaguez.

Se abrían tiendas de ginebra por todas las calles y el consumo se disparó de tal manera que aumentaron notablemente el crimen y las tasas de mortalidad. Como consecuencia, el gobierno impuso la Ley Gin en 1751, imponiendo la licencia de los minoristas, lo que hizo disminuir el consumo.

Posteriormente, en la década de 1830, la destilería de ginebra se hizo más sofisticada, dando lugar a un espíritu de mayor calidad, más limpio, el cual fue nombrado ‘London Dry Gin’ que evolucionó más tarde en el siglo XIX. Al volverse más refinada, empezó a conocerse como bebida de caballeros.

El nacimiento del Gin Tonic

A medida que la Corona británica se hizo cargo de la gobernanza de la India, los inmigrantes británicos comenzaron a luchar con los estragos de la malaria. Una cura local provenía de la corteza de la chinchona, que contenía la quinina notoriamente amarga. Para hacerla más sabrosa, el azúcar, la lima, el hielo y la ginebra se agregaron, y el Gin tonic nació.

Dado que ya no se utiliza como antimalárico, el agua tónica contiene hoy en día mucho menos quinina, suele endulzarse y, en consecuencia, es mucho menos amarga.

En 1783, un joyero alemán y científico aficionado, llamado Johann Jacob Schweppe, perfeccionó la producción y embotellamiento de agua artificial carbonatada, poniendo en marcha una revolución de bebidas: nació la tónica tal y como la conocemos hoy.

Con el paso de los años, el gin tonic se extiende por todo el mundo, cobrando mucha importancia especialmente en España, que actualmente es el país que ofrece una mayor variedad de ginebras.

No olvides que Mufasa Café tiene una amplia carta de ginebras, hecha para todos los gustos:

  • Ginebras clásicas basadas en el enebro como botánico predominante.
  • Ginebras clásicas complejas, que combinan el enebro con otros botánicos más complejos.
  • Ginebras suaves que tratan de atraer consumidores con sabores más finos.
  • Ginebras saborizadas, donde otros botánicos se superponen al enebro, como la uva, el pepino o los frutos rojos.

Si te ha parecido interesante compártelo y dinos cuál es tu ginebra favorita!

Pin It on Pinterest